4,2 millones de euros para ir al pueblo

El “noticiario” de Cuatro anunciaba alegremente que el pueblo de ‘Sanabria de Zamora’, recibiría su propia estación de AVE. Nada más y nada menos que una inversión de 4,2 millones de euros, para un pueblo de 26 habitantes que ni tan solo tiene farmacia propia.

Como declaraba la misma Ministra de Fomento Ana Pastor, “no tengo mérito, es dinero de todos, solo que priorizando una provincia que necesitaba conectividad […] desde luego presupuesto hay para hacerlo”. Por lo que parece, los 26 habitantes padecen de una imperiosa necesidad, tal como asegura la Ministra, de transportar sus cabras a alta velocidad.

Y es que el Rajoy dialogante que nos han intentado vender desde la “nueva” formación de gobierno, sigue siendo una imparable máquina de independentismo. Quizás es de gran atrevimiento, pero no resulta descabellado pensar que a alguien le puede incomodar, y hasta molestar, que se gaste dicha cantidad en 26 personas. Y aún más cuando las instalaciones de ‘Rodalies Renfe’ en Catalunya, siguen siendo las mismas que las del pasado siglo y estas transportan a centenares de personas diariamente.

Suscita muchas dudas que la señora Pastor tenga la capacidad de declarar, orgullosa y en público, que con el Gobierno de Mariano Rajoy se ha ejecutado una “inversión histórica” en la que se prioriza a provincias como Zamora porque era necesario. ¿A qué niveles de servilismo ha llegado la población para aceptar tal desproposito?

Hasta los propios habitantes del pueblo han mostrado su recelo al proyecto. Una vecina de este, decía, “no creo que suponga que pongan una carnicería”. Ni ambulatorio, ni farmacia. Pero sí una estación de AVE. Citando a Pastor, “en Renfe están para atender las necesidades de todos los zamoranos”. Para los catalanes, no.

A estas alturas, creo que la población catalana ya ha asumido que no va a recibir ningún tipo de ayuda para hacer más eficiente el transporte público, aunque se haya pedido ya repetidas veces. Y esa parte de la población que aún no la ha asumido, tiene una buena oportunidad para hacerlo. Es un buen momento para darse cuenta que la ‘Tercera vía’ y su mundo feliz del diálogo con España, no es más que un proyecto político sin futuro alguno.

Aunque se intente (lo pueden probar ustedes mismos), resulta difícil encontrar una justificación racional a semejante despropósito. Aún aquellos que pretendan convencerse de la utilidad de la estación en Sanabria, deberán admitir que a nivel humano no se trata de un proyecto inteligente. Ni mucho menos.

Se acostumbra a ridiculizar a los independentistas tachándolos de nacionalistas adoctrinados. Entonces, ¿cómo deberíamos llamar a aquellos que justifican la atrocidad de construir una estación de AVE en Sanabria? Nadie debería ser capaz de anteponer 26 habitantes frente a varios millones de personas.

Creo que se comete un error. Se suele defender que el independentismo está sujeto a un supuesto interés perverso de los partidos políticos que quieren dividir la sociedad catalana. Se equivocan. El problema del independentismo es España. Una España que mantiene un gobierno mafioso, ladrón, que maltrata a sus habitantes y sufre de una irreversible miopía política.

Y el hecho del que habla el presente artículo, no es una excepción. Justamente por eso en el Parlament hay un 48,05% de votos independentistas, un 39,31% unionista y un 12,64% de indecisos.

Que siga la fiesta.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: