CIA no hay más que una

Algunos confunden la CIA con la TIA, aunque no hayan leído, posiblemente, jamás al genial Ibañez con su creación de Mortadelo y Filemón. Aunque se haya traducido a innumerables lenguas del mundo, y hayan llegado, tal vez, hasta la Australia del sujeto este, llamado Julian Assange. Y es que ha descubierto que la CIA espía a la gente. Una sorpresa tremenda. Y que intercepta las comunicaciones, o, por lo menos, lo intenta, en la era de la comunicación, dentro de complejos procesos electrónicos, en soporte informático. Lo que resulta más sorprendente es que sólo lo haya descubierto en la CIA … debe ser que es única.

Medios tan ecúanimes e independientes como el Kremlovita canal público ruso RT puede darle cancha a teorías como el de la tierra plana, ahora en boga dado que algunas superestrellas del basket de la NBA han salido del armario en este tema. Aunque, claro, lo que se presenta con ausencia de pruebas, puede refutarse sin necesidad de presentar pruebas en su contra. Y es que si algo ha demostrado el ínclito yernísimo de rey, y ahora también cuñadísimo de rey, Iñaki Urdangarín, es que no por meter la pelotita dentro o a través de una red, eso no te da ni sabiduría, ni conicmientos ni un elevado status intelectual para el desarrollo de la vida normal. Tal es así, que la mayor parte de las estrellas deportivas en EEUU en unos determinados años acaban arruinadas por su desastrosa gestión patrimonial.

¿A que viene lo de los terraplanistas de la NBA? Sencillo. Se quejan todos de los encubrimientos de la NASA (a la que pretenden hacer ver como el anagrama de SATÁN (donde está la T?) y orígen de todos los males de como nos ocultan verdades que sólo aparecen en la Biblia (si, la Biblia es terraplanista, por más que el Vaticano lo haya superado y actualmente asuman como naturales las teorías de la tierra como geoide o de la evolución de las especies). Ahora bien, olvidan que no sólo está la NASA, sino que hay muchas otras agencias, en competencia tan feroz (como en tiempos de la guerra fría) como son la rusa (antes soviética), la china, la japonesa, la ESA europea … como para pretender centrar los esfuerzos desacreditadores en los pobres imperialistas norteamericanos.

Si, el mal está siempre, para algunos en el malvado plan de los Estados Unidos para dominar el mundo(al estilo de Pinky y Cerebro) sin entender cosas como las derivadas de esa genial obra de Viktor Suvorov “El Rompehielos”, que abre cauces para comprender que la historia tiene muchos hilos (si sirve la comparación, algo así, en bruto, como lo que propone la teoría de cuerdas) y no hay sólo un protagonista … y que absolutamente todos y cada uno de los actores tiene intereses propios, que los defienden, como corresponde, en base a una línea identitaria que supera el régimen político coyuntural. Así, podemos ver una visión geoestratégica nítida en Rusia con los zares blancos (Nicolás II), rojos (Stalin) y negros (Putin). Pretender que hay un malvado y países beatíficos que sólo buscan el bien de la humanidad es una visión sesgada que hay que romper, por absurda.

Así es que podemos expresar con clara rotundidad, aunque no haya necesidad de pruebas, que si un país pequeño y atrasado en casi todo como es Corea del Norte, ha desarrollado una intensa labor de ataques cibernéticos (como pudo comprobar Sony con relación al estreno del film “La Entrevista”) puede estar claro que el gobierno chino, ruso y otros tienen desarrolladas agencias similares a la NSA o la CIA con la búsqueda de semejantes fuentes de información para sus respectivos países. Y es por ello que poner a disposición de las grandes empresas tecnológicas de herramientas para contrarrestar el espionaje de la CIA (y no de los demás) es una intervención de parte que favorece, claramente, a rusos y chinos. Y perjudica, claramente, a la sociedad. Un ejemplo. Aeropuerto. Que coñazo los controles, verdad? Bueno, pongamos un vuelo con los controles actuales y otro totalmente libre de los mismos. Veamos en cual de los dos se sube el pasaje y la tripulación.

Si, ahí está el clásico debate entre libertad y seguridad, pero, hay que ser comprensibles en que para defender nuestros derechos, se necesita información. Y para conculcarlos,no sólo está la CIA. Putin.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: