Conclusiones tras una nueva jornada electoral en España

El pasado domingo disfrutamos todos los ciudadanos españoles de la llamada fiesta de la democracia, 36.518.100 tenían la oportunidad de introducir una papeleta en la urna y elegir al próximo gobierno. Una actividad que podría haber sido prescindible si nuestros políticos se hubiesen sentado de verdad, hubiesen aparcado sus diferencias ideológicas y si dejaran de lado los sillones y se impusiesen los verdaderos intereses de los ciudadanos españoles.

De las votaciones del pasado 26 de junio podemos extraer dos ganadores, uno es el Partido Popular que consigue 669,229 nuevos votantes en comparación con las pasadas elecciones del 20 de diciembre, y el otro vencedor es el señor Mariano Rajoy, su liderazgo sale fortificado después de que muchos dentro de su propia formación cuestionaron su capitaneamiento y desde Ciudadanos hayan pedido en varias ocasiones su cabeza.

Unos comicios donde finalmente no se ha producido el ansiado sorpasso de la formación de Pablo Iglesias al Partido Socialista Obrero Español, algo que todas las encuestas daban por hecho, incluso las famosas a pie de urna. Da mucho que reflexionar que de nuevo la demoscopia vuelve a fallar en unas elecciones generales como ya lo hizo el pasado 20 de diciembre sobre estimando a Ciudadanos.

Unas elecciones donde se mostró una inmensa polarización entre PP y Unidos Podemos, algo que ha perjudicado gravemente a Ciudadanos, ya que el PP ha logrado atraer 400.000 votantes por el llamado voto útil y la campaña del miedo.

Personalmente pienso, y me lo decía un compañero el otro día, que al Partido Popular la corrupción no le pasa factura, los lugares donde la corrupción ha afectado más,es donde el partido azul ha incrementado apoyos. Y es cierto la gente cuando ha ido a votar no se ha acordado de ningún tipo de escándalo del PP, no los ha castigado, sinó que les ha premiado con un incremento de escaños.

Creo que si el pasado domingo fuimos a las urnas fue por culpa de un hombre: Pablo Iglesias. Su afán por el poder freno las negociaciones con el PSOE y C’s, él impidió un gobierno de centro-izquierda progresista y de cambio para España, Unidos Podemos obligó a ir a una repetición de elecciones y lo único que han logrado es darle más escaños al Partido Popular y así fortalecer a la derecha.

Una cosa está clara y es que a Pablo Iglesias le ha salido el tiro por la culata, sus ansias de conseguir más escaños le empujo a una alianza con IU y PC, unir a la izquierda consiguiendo así los 900.000 votantes de la formación de Alberto Garzón. Además de hacer una versión de Unidos Podemos inspirada en lo que él llama como la socialdemocracia nórdica.  El resultado 1.200.000 votantes menos que el 20 de diciembre, me sabe muy mal que en nuestro país se cuestionen los resultados electorales, hablando de un posible tongo o de un pucherazo, pero lo que me sabe aún peor y encuentro de impresentable es insultar al rival político, porque tú puedes estar en contra de quien ha ganado las elecciones, yo lo estoy, pero siempre desde e más estricto respeto desmontando la base del adversario con argumentos. Pero lo que no se puede tolerar es lo que han hecho una parte de los votantes de UP lanzando ofensas contra los votantes populares: “viejos”,”fachas” y otro tipo de insultos que prefiero no mencionar. Y ahora si me permiten voy a hacer una breve crítica de porque Podemos no ha hecho el sorpasso, algo que muy pocos votantes habrán hecho, es más fácil echarle la culpa al sistema y llamar tonto a todo aquel que no te haya apoyado.

  • Contradicciones en el discurso por tal de atraer votantes de ambas bandas, un ejemplo claro es en Catalunya, donde el discurso se basa en prometer el referéndum, pero en Madrid a la hora de negociar con el PSOE la consulta se desvanece.
  • Renuncia de la ideología: En poco más de dos años Pablo Iglesias ha pasado de ser el que hablaba de casta, del pueblo, de los de arriba y abajo a ser un socialdemócrata nórdica. De hablar de la cal viva a alabar a Zapatero.
  • Se ha repetido la frase de ” Os equivocáis de enemigo” diariamente en todas las tertulias, sin hablar de las propuestas.

En resumen, se ha intentado llegar al votante socialista moderado y lo único que han conseguido es perder el votante comunista tradicional. También cabe la opción de que el sorpasso era fruto de la ilusión producido por las encuestas.

Ahora quiero hacer una auto crítica, de porque Ciudadanos ha perdido 400.000 votantes. Nuestro partido se ha preocupado más de hablar sobre Podemos y Venezuela que del programa electoral, hemos hablado más de que somos la opción útil para llegar a acuerdos que explicar nuestras propuestas para intentar mejorar España. Lo que es cierto es que en nuestro país el centro político ha venido para quedarse, porque C’s no pierde más de 0,90%.

Y ya por último decir que aquí todo el mundo da por hecho el apoyo de Ciudadanos al Partido Popular, y no es así, no se han de regalar escaños a quien no aplique unas buenas medidas para cambiar España. En primer lugar el Sr Fernández Díaz debería estar en su casa después de la publicación por parte del diario El Público de las grabaciones donde conspira para desprestigiar a adversarios políticos, y eso Ciudadanos como partido regeneracionista que es tiene que entrar en las negociaciones con el PP. Además de una serie de reformas como:

  • Reforma de la financiación autonómica
  • Reforma de la ley electoral
  • Pacto por la sanidad y la educación
  • Reforma Constitucional
  • Reforma de los autónomas y las PYMES
  • E impulsar la regeneración democrática en nuestro (acabar con los aforamientos)

Está claro que España no se puede permitir unas terceras elecciones y ahora los protagonistas vuelven a ser los políticos, y ellos serán los encargados de transformar nuestros votos en un nuevo Gobierno para España.

Víctor Martínez

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: