Cruzada en Europa

Erdogan se juega el todo por el todo en abril de 2017. Un referéndum constitucional para cambiar la tradicional situación parlamentaria del régimen turco creado por Mustafa Kemal (de origen macedonio) por uno claramente presidencialista (hecho a imagen y semejanza de sí mismo, como un traje a medida). Y lo peor, para el, de todo, es que puede perderlo. Aunque sea por un estrecho margen, una derrota lo es aquí, en la China popular y en la otra. Así se puede entender cosas como los exabruptos contra el concepto europeo, como eso de que Europa estaría en una cruzada en Europa contra el Islam. Cabría decir que no todo vale …

Sin duda no todo vale ni puede valer, y más alto hay que decirlo en épocas como la actual de los supuestamente llamados “Hechos Alternativos” (aunque sin olvidar cosas como los “falsos positivos” en vez de asesinatos, verdad, señor premio Nobel?) el decir las cosas por su nombre. Quien más alto suele hablar suele ser quien más tiene que callar. Si, Holanda tuvo su responsabilidad en la matanza bosnia. Pero no sólo. Quien olvida el genocidio armenio (más de un siglo) o el kurdo (más reciente) por sus propias manos, difícilmente puede estar legitimado para dar lecciones de derechos humanos, por más que sea aspirante de la UE o miembro de la OTAN.

Erdogan, quieres hablar de Historia? Veamos. Cuando en 1916 el Imperio Otomano entra formalmente en la I Guerra Mundial “descubre” el califa que el Kaiser Guillermo es heredero de sangre, descendiente directo, nada más y nada menos que de Mahoma, y en ello fundamenta el llamamiento a una Yihad en Europa contra los infieles franceses, británicos, italianos y demás familia aliada. Es decir, impulsar una guerra religiosa, una cruzada en Europa. Obviamente sabemos que la cosa no fue bien para los otomanos y se acabó el imperio. Y ello trajo una limpieza de sangre, no un genocidio, pero si una deportación masiva de … griegos. Este modelo fue tan “exitoso” que fue la fuente que se usó en el 1947 entre India y Pakistan. Turcos de cultura y tradiciones griegas, pero expresadas en turco, en la actual turquía, fueron deportados masivamente al estado griego. Y, viceversa, griegos de cultura y tradiciones turcas recorrieron el camino inverso. Un completo drama dado que los migrantes que retornaban a “su país”, no tenían absoluto contacto con su entorno social inmediato, provocando un choque brutal. Y que, aún hoy, tiene consecuencias en Oriente Medio. Como por ejemplo, en Chipre …

Sería largo tratar de desmontar una mentira, pero ahí está el trato dispensado por Europa y la UE a la protección de la minoría kosovar en la extinta yugoslavia, y su acceso a la estatalidad, la candidatura de Bosnia o Albania a la UE … el Islam no es enemigo de nadie, más que de aquellos que lo quieren instrumentalizar en beneficio propio, y ven en sátrapas, traidores y melífluos traídores a la fé aquellos que quieren compatibilizar su fe con la democracia, la ciencia o un buen trato con otras fés o modelos de convivencia, todo ello con fuertes raigambres en la propia historia del islam (y de ello, Al Andalus, incluídos destacados científicos del islam, pueden dar sobradas pruebas). Ahí está el libro, obra póstuma, de Benazir Buttho, que merece una lectura por todo aquel que quiera acercarse, desde un punto de vista doctrinal, a este asunto de la compatibilidad del Islam y de la democracia.

Erdogan quiere cambiar la historia de Turquía, y su norte no es la democracia, sino el califato, el otomano. Ya dijo incluso que fueron turcos musulmanes los primeros en pisar América, fundando, de paso, hermosas mezquitas … sin duda Colón no fue el primero, pero tampoco lo de Erdogan tiene un pase historiográfico serio. Es por ello que resulta sorprendente el ataque contra la “Nazi” Angela Merkel, toda vez que Hitler fue un amigo fiel del Mufti de Jerusalém, invitado suyo en Berlín todo 1941. Una amistad entre el múndo árabe y el nazismo con un enemigo común: el sionismo y el futuro estado de Israel. Ah, por cierto, Ike Eisenhower, de orígen alemán, escribió sus memorias con el título de “Cruzada en Europa”. Y no había nada de religioso, sino de lucha por las libertades y la democracia. Si, esa si es la cruzada de la UE, señor Erdogan. Anote, y revise apuntes.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: