Cuando lo que no se dice…importa.

Hoy, voy a continuar con la chica sin nombre, esa del primer artículo, con la que comencé a escribir. No le voy a poner nombre, que cada uno eliga el suyo. Esa chica, que no sabe que hacer su con su vida…

Hablando un día como otro cualquiera, con una de sus jefas(considerada por ella como hada madrina) le plantea lo siguiente: – oye… y si lo k no dijeras y te callas fuera lo más importante que  tendrías k decir a una persona…
– Mira cariño, ¡y porqué te lo callas!,(le responde ella) .
(Si, nuestra protagonista conoció a un chico nuevo).
¡Y ahí estaba la simple y a la vez gran pregunta!¿Porqué te lo callas?

-Abrir el corazón…(piensa): por favor, no quiero que me hagan daño otra vez , esto puede ser un polvo, si o quizás no. Pero…¿y si conectas con alguien? No de forma sexual, sino conectar… Saber que puedes confiar en esa persona porque si. Pero sin embargo no le dices lo que sientes…¿porqué? Malas relaciones anteriores…probablemente.

Su jefa y sus amigos, entre ellos su colega del café y el resto de caballeros que la acompañan siempre, y vigilan y guardan en  y con silencio…le habrían dicho: vale, díselo pero poco a poco o mejor dicho, mejor lo vamos viendo poco a poco todos, haber por dónde nos sale la cosa y el muchacho. Que vete tú a saber k intenciones tiene este, que luego ya sabemos lo que pasa…
Si…quieren mucho a esta chica. Ella lo sabe.

Lo se, hay veces que cuesta abrir el corazón…a algunos personas más que a otras. Puede ser por miedo al rechazo, por no incomodar a la otra persona, o porque simplemente cuesta. Las relaciones pasadas, son eso, pasado.
Pero es verdad, hay veces que las cosas que no se dicen son las más importantes…
-La cuestión, no es lo que dije…(se quedó ella en silencio pensando)…sino lo que no le dije.
– Abre tu corazón ya de una vez (le dijo su amigo). Ya no tienes nada que perder, ya has aprendido. Has aprendido lo que es querer, bueno, a querer mucho de la manera como sólo tú sabes querer, eso ya lo sabías, pero ahora de una forma ms relajada(continuó el colega), y lo más importante, sabes cómo quieres que te quieran, y sabes cómo quererte a ti misma.

En ese momento, ella se prometió a sí misma quererse, y decidió que también había llegado el momento de que la quisieran más, de lo que que ella podía llegar a querer. Y la historia todavía está por ver…

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: