El curioso caso de la nación argentina

Es curioso como un país pase de ser enormemente próspero y rico, como Argentina, a país absolutamente mísero. Pase (En cuestión de décadas) de potencia mundial a situarse como nación en vías de desarrollo, cuando todos los países han tenido un desarrollo creciente y no decreciente. Y por supuesto, ese pasar de ser a no ser está marcado por acontecimientos indudablemente influyentes.

Desde mediados del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX se dieron tres acontecimientos claves en la economía mundial que hicieron favorables el gran desarrollo de Argentina, como fueron; La globalización, la estabilidad monetaria y la libertad económica.

Como es lógico, Argentina, al igual que otros países se integró en la economía global durante el siglo XIX gracias a la apertura comercial (citada anteriormente), la enorme tranquilidad que daba una fiable y segura estabilidad monetaria que imponía el entonces vigente patrón oro. Todo esto hizo posible el auge de la economía argentina que creció de forma exponencial hasta el año 1930, atrayendo un gran volúmen de inversión extranjera e inmigrantes. Este periodo de crecimiento económico, debido a la bendita apertura comercial, trajo consigo una serie de datos a destacar para que el lector pueda hacerse una idea de la situación argentina hasta la primera mitad del siglo XX:

1. La población aumentó desde los 3,3 millones de personas en 1890 hasta los 7,5 en 1913 (crecimiento medio anual del 3,5%). Casi la mitad de este incremento se debió a la inmigración, procedente sobre todo de Europa.

2. El porcentaje de capital extranjero subió desde el 32% a principios del siglo XX hasta el 48% al comienzo del primer cuarto del siglo XX, como resultado de que Argentina presentaba entonces las condiciones económicas e institucionales más favorables de toda América Latina para la inversión foránea.

3. La acumulación de capital aumentó de media un 4,8% anual desde finales del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX, permitiendo que la renta per cápita avanzara a un ritmo del 2,5% anual.

4. Hasta la Primera Guerra Mundial, su renta per cápita era similar a la de EEUU; era uno de los mayores exportadores de cereales y carne, hasta el punto de representar casi el 7% de todo el comercio internacional; Argentina acumulaba el 50% del PIB de toda América Latina en ese periodo.

5. Durante los años 20 se mantuvo como uno de los 10 países más ricos del planeta. De hecho, durante los años 30, EEUU, Canadá, Australia y Argentina se mantenían entre los países más ricos del mundo, con un PIB per cápita en torno a los 5.000 dólares.

argp5

Tras la Primera Guerra Mundial y el estallido del famoso Crac de 1929, comenzaron a aflorar las políticas keynesianas y estatistas que hicieron mella en el mundo occidental dándole cada vez más y más terreno al intervencionismo estatal, el nacionalismo económico  y dejando de lado otras tantas que habían echo posible el gran desarrollo de Argentina como fueron; la seguridad jurídica, un marco institucional estable y, sobre todo, la apertura económica, un estado muy pequeño, escasas regulaciones y estabilidad monetaria.

argp1

Ahora entran en escena “El Peronismo” y el legado de los Kirchnner.  Las políticas adoptadas en los tiempos de Los Perónistas y Kirchenneritas como veremos a continuación llevaron a Argentina a la más absoluta miseria. ¿Cuáles eran esas medidas?:

1.Nacionalizó varias industrias, como los servicios de electricidad, gas, teléfono, ferrocarriles, transporte urbano y medios de comunicación.

2.Subsidió a grupos sindicales y empresariales próximos al poder.

3.Disparó el gasto público e incurrió en elevados déficits fiscales.

4.El superávit de la balanza de pagos acumulado durante la Segunda Guerra Mundial (Argentina se mantuvo neutral y vendió productos a ambas bandos) no fue suficiente para financiar las “prácticas populistas de Perón”.

5.Fue entonces cuando recurrió a la monetización masiva de deuda a través del banco central, generando elevada inflación.

argp2

6.Subió los impuestos al sector exportador, al capital y, especialmente, al sector rural, y siguió dificultando las importaciones mediante políticas arancelarias.

7.Introdujo rígidos controles sobre la producción y la libre contratación de servicios y trabajadores; fijó precios en el mercado del alquiler y suspendió los embargos inmobiliarios.

8.Creó el Instituto Argentino para la Producción y el Intercambio (IAPI), que eliminó las empresas exportadoras privadas y fijó los precios internos de las cosechas por debajo de los precios internacionales. Luego, el IAPI vendía esos productos en el exterior y retenía la diferencia para aumentar el gasto público.

argp6

En definitiva, como hemos podido ver fueron políticas que tuvieron un resultado desastroso al punto de que actualmente Argentina  sigue encontrándose en una situación bastante delicada, a pesar de que, ya hace más de 15 años del famoso “corralito financiero” de 2001.  Argentina gracias a medidas intervencionistas, estatistas y reguladoras (regulando el mercado, el dinero y cualquier sector estratégico para la economía argentina) se convirtió en el país bananero y casi tercermundista que hoy es.  Argentina hoy tiene un déficit público de más del 7% del PIB (569.458 millones de euros), tiene una deuda pública de casi el 60% del PIB, un gasto público de 231.936,7 millones de euros (40% del PIB), una moneda que no vale nada (1 euro = 17,39 pesos argentinos) y una inflación del 40%. Podemos apreciar la delicada y tremenda situación en la que vive el pueblo argentino, y mi pregunta es ¿Vamos a resolver los problemas del intervencionismo estatal y el poder político con más aún?. 

Tengo la suerte de compartir clase este año con una compañera argentina que me ayudó a profundizar en el conocimiento sobre la situación económica y política que atraviesa la nación argentina y se me quedó grabado a fuego una cosa que me dijo y fue lo siguiente: “El pueblo argentino pide políticas de austeridad, pide recortes, debido a que, la situación es ya insostenible”.  ¿Os suena?.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: