España tendrá el Gobierno que votó

Ha pasado casi un año desde las fallidas elecciones del 20D y nada menos que 4 meses de las elecciones del 26J y, por fin, parece que España tendrá el Gobierno que votó mayoritariamente. No ha sido nada fácil para nadie. Todos han tenido que ceder.

El PP se vio obligado a negociar un pacto con Cs que implicaba la renuncia a muchos de sus principios para encajar sus políticas con la ideología socialdemócrata imperante en la formación naranja. El PSOE ha vivido la mayor catarsis de su larga historia. Pasarán los años y aún seguirán resonando los ecos de ese comité federal en el que los cuchillos volaron en lo que fue una guerra fratricida que acabó con la muerte política del peor líder socialista de su historia. Cs tuvo que renunciar a algunas de sus medidas estrellas para pactar con el PP. Pero lo más importante es que ese pacto significó un sacrificio enorme en término de votos como se pudo constatar en las elecciones gallegas y vascas en las que los de Albert Rivera hicieron el ridículo más espantoso, esto es 0 diputados en ambas cámaras. Unidos Podemos siguiendo esa estela de prepotencia a la que nos tiene acostumbrados no sabe ni donde está. Se veían ya pasando al PSOE y se vieron humillados en un tercer puesto el 26J. Las guerras internas se avivan en la formación pero especialmente es llamativo el enfrentamiento entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias por el liderazgo y su sinfín de pullitas por las redes sociales.

¿Y ahora qué? Es muy previsible que el comité federal del PSOE acuerde una abstención técnica que junto con los síes de Cs y Coalición Canaria auparán a Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno de la nación. Pero se trata sólo de una abstención puntual para la investidura, es decir, no se garantiza ningún apoyo para sacar adelante las importantes reformas que necesita este país ni tampoco los Presupuestos Generales del Estado, cuya aprobación urge por imperativo de la Comisión Europea.

España tendrá Gobierno. Sí –lo cual supone ya un progreso-. Pero continuará siendo un país ingobernable con un ejecutivo en minoría que sufrirá la ira de un PSOE humillado que tendrá que hacer una oposición durísima para no perder la hegemonía de la izquierda frente a Podemos. Por todo ello es de esperar que esta legislatura sea muy breve y en menos de dos años tengamos que volver a acudir a las urnas.

Sin embargo, tenemos que ser optimistas y pensar que la formación de Gobierno será un pilar fundamental para que España consolide su recuperación económica pero especialmente siga creando empleo. No han sido pocas las inversiones y las políticas empresariales expansivas que se han visto demoradas por la inseguridad jurídica derivada de la falta de Gobierno. Pues bien, la situación ha cambiado. Sólo espero que la oposición no ponga palos en la rueda y ayude al objetivo común de todos; crecer, crear empleo y en definitiva mejorar la vida de todos los españoles.

Tomás González

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: