¿Es incompatible el feminismo con la derecha liberal?

El feminismo podemos definirlo como un movimiento que busca la liberalización de la mujer del patriarcado que la oprime. Parte de la premisa de que la mujer está en inferioridad de derechos con respecto al hombre, y por ello se han de eliminar los privilegios que tienen los varones para poder rebajarlos al mismo nivel… Lo “justo”, según las feministas, no es sólo tener los mismos derechos, sino que hombres y mujeres “han de estar en la misma base social, en el mismo estrado”… Eso justifica que conciban la jerarquía natural que existe en la sociedad como una manifestación del patriarcado, ya que piensan que si los puestos de poder y de mando (jerarquía) están ocupados por hombres, siempre seguirá habiendo dominación de éste sobre la mujer…

Las bazas del feminismo son: Concebir la sociedad como un “Patriarcado” y la “teoría de género”.
1) Patriarcado: el patriarcado intenta convertir una situación de subordinación en algo natural. Para las feministas el patriarcado normaliza las situaciones machistas que se dan día a día en la sociedad, haciéndolas ver como situaciones normales o naturales. El patriarcado consiste en la dominación del hombre (desde cualquier lugar: empresarial, laboral, familiar, docente, relaciones afectivas o amorosas) sobre la mujer. El hombre es quien asigna cual es el papel de la mujer en cada uno de los ámbitos de la sociedad. El hombre es quien impone los “roles de género”, y por ello adjudican a la mujer un papel social dentro de la sociedad… el patriarcado asigna que conductas, pensamientos, sentimientos, actitudes o comportamientos ha de seguir una mujer. Ejemplo: la mujer ha de ser recatada, femenina, sensible, educada, le han de gustar ciertos hobbies, ciertos colores (el rosa), ha de saber de ciertos temas únicamente (cocina, electrodomésticos, programas del corazón, etc), y debe de quedarse relegada en casa ocupándose de la mayor parte de las tareas domésticas… Una sociedad patriarcal dicta estas normas de conducta que tienen en la mujer su principal destinatario.

2) Teoría de género: para el feminismo el género es una construcción social o cultural, y no biológica ni natural. El género no es algo consustancial al ser humano, no es algo que venga ya predeterminado por la naturaleza y que es irrevocable… es una imposición cultural que te dicta y te impone desde la cuna como has de ser, como tienen que ser tus conductas, tus sentimientos o tus emociones. La teoría de género afirma que es la sociedad quien dice “lo que ha de ser una mujer” y también lo que tiene que ser un hombre; valiente, insensible, trabajador, duro con sigo mismo. Esta teoría desmiente que el sexo que traemos al mundo nos determine nuestro género, por ello, si nacemos con miembros genitales masculinos no quiere decir que tengamos que seguir las pautas propias de un varón, sino que podemos optar por ubicarnos en el género femenino si así lo sentimos.

El feminismo ataca también al Androcentrismo, que es la visión del mundo y de la relaidad vista única y exclusivamente desde el punto de vista masculino. Un ejemplo claro lo tenemos en el décimo mandamiento, cuando dice que “no desearas la MUJER del prójimo”. Esto es un ejemplo donde sólo se tiene en cuenta la posición del hombre, puesto que de no haber sido así se hubiera matizado diciendo: “no desearás esposa o esposo ajeno”, pero el mandamiento excluye por completo los deseos de la mujer en este aspecto, como si ella no fuese tentada…

Para el feminismo la derecha está desprestigiada y deslegitimada por ser una fuerza política que está al servicio del patriarcado imperante. La conciben una ideología que sólo busca relegar a la mujer a un segundo plano, negarle autonomía y subordinarla al hombre. Pues bien, esta premisa que usa de manera exagerada el feminismo se refuta fácilmente con un argumento histórico. Basta con recordar, que la derecha política española fue la que defendió y apoyo extender a la mujer uno de los derechos fundamentales más esenciales en una sociedad democrática en 1933: el derecho al voto. La izquierda sin embargo en su mayoría se oponía a ello con el argumento de que la mujer aún carecía de autonomía suficiente como para votar por sí sola, que la mujer votaría lo que el confesor o presbítero de misa de doce le dijera y que nunca sería votar en favor de una la República izquierdista…

La izquierda, con la excepción de un grupo de socialistas y algunos republicanos, no querían que la mujer votase porque se suponía que estaba muy influida por la Iglesia y votaría a favor de la derecha. Al fondo, el pensar así supone una actitud soberbia encubierta por parte de la izquierda española… pensar que la razón de no votarles es porque la mujer estaba influenciada y carecía de suficiente inteligencia media como para saber lo que más le convenía, es una lógica propia de los radicalismos extremistas. Por ello, el Partido Radical Socialista enfrentó a Clara con otra reconocida diputada, Victoria Kent, contraria al voto de las mujeres. El debate final celebrado el 1 de octubre fue un acontecimiento. Campoamor fue considerada como la vencedora, y en consecuencia, la aprobación del artículo 36 que posibilitó el sufragio femenino se logró con 161 votos a favor por 121 en contra. Contó con el apoyo de la mayor parte del Partido Socialista —con algunas excepciones importantes como la de Indalecio Prieto—, buena parte de la derecha, casi todos los diputados de Esquerra Republicana de Catalunya y pequeños grupos republicanos como los progresistas y la Agrupación de Defensa de la República. En contra se posicionaron Acción Republicana, el Partido Radical Socialista y, lo que más pudo contrariar a Clara, el propio Partido Radical, salvo otros cuatro compañeros.
Pues bien, demostrado queda que esa aseveración izquierdista que define a la derecha como la ideología que coacciona, oprime y reprime a la mujer, es completamente falsa. La derecha conservadora contribuyó a ampliar en este país los derechos fundamentales, otorgándoles a las mujeres el derecho de sufragio.

Matizar que Clara Campoamor era del PRR, un partido de centro liberal que buscaba una gran coalicion de partidos de centro republicanos que dieran estabilidad a la Republica. Por ello se enfrento a Kent, una del Partido Radical Republicano Socialista… Campoamor consigue ganar con el apoyo de la derecha y del PSOE, y de la derrota de la izquierda en el 33 se la culpó, por haber concedido ese derecho.

Otro mantra del feminismo es su obsesión por y con la igualdad. La igualdad parece haberse convertido en un concepto unívoco que únicamente quiere decir que todos tenemos que estar en el mismo estrado social, con no mucha diferencia de ingresos entre nosotros y que todos tenemos que pensar bajo un mismo mapa de valores, sin salirnos mucho del plato… pues bien, ¡Por supuesto que se puede reivindicar la igualdad entre sexos desde el prisma liberal -conservador! La derecha liberal promueve la diversidad, la heterogeneidad y la diferencia, y al mismo tiempo defiende la IGUALDAD JURÍDICA entre hombres y mujeres (y no la igualdad social como hace el feminismo) que viene a ser que tanto hombres como mujeres tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones, pero no tienen porque tener los mismos valores, ni el mismo salario si la formación y puesto laboral difieren entre uno y otro. Tan solo en al LIBERTAD se puede desarrollar la diversidad. La izquierda feminista, además de demonizar al empresario poniéndolo como un ser sexista y machista que paga menos a las mujeres y que prolifera los ambientes hostiles hacia ellas, es una ideología preocupada por la igualdad social, económica y moral… ¡yo diría que obsesionada!… mientras, el liberalismo conservador, aparte de defender la desregularización del mercado laboral, piensa que la igualdad no es el resultado natural de las cosas, por lo que habrá que recurrir a la coacción.

Como conclusión: se puede ser perfectamente liberal-conservador, entendiéndose por tal aquella ideología preocupada por las tradiciones, por la preservación de ciertos valores morales de índole judeocristiano y al mismo tiempo defender la dignidad de la mujer otorgándole, como ser humano que es, un margen de libertad para poder desarrollar su propio proyecto vital, combatiendo desde la política punitiva los tratos denigrantes, sexistas o discriminatorios que ésta sufra. Ahora se preguntarán ¿pero que ocurre si los conservadores defendéis unos valores morales intrínsecamente patriarcales y machistas…? Este tema lo abarcaré en ulteriores artículos.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA:

  • El humilde

    Primero querría comentar algunas faltas que estaría bien corregir como “Publicado el 16 agosto, 201616 agosto, 2016” justo después del título y decir que me encantaría que tuviese una visualización mas cómoda para leer. Pasado esto solo quería preguntar desde mi ignorancia porque con un solo argumento histórico se puede refutar el pensamiento de los grupos feministas actuales, es decir, ciertamente la derecha apoyo el sufragio femenino, pero eso no significa que hoy en día no ejerza una presión patriarcal en situaciones controladas. Obviamente con la cantidad de concienciación feminista actual hacer un movimiento tan machista como prohibir el voto femenino sería ponerlo demasiado fácil, pero realizando pequeños movimientos machistas puede seguir siendo un partido que favorece una sociedad patriarcal.
    Obviamente yo no puedo demostrar que el partido no es machista o es machista, solo digo que no puedes pretender demostrar que apoya el feminismo con un argumento histórico tan débil, y mucho menos comparar los objetivos del feminismo en estas distintas épocas. Solo para decir que no lo veo como argumento tan devastador.
    Por cierto lo de incidir en quién no apoyo el voto como pequeño ataque no me gustó pero bueno, para gustos…

    • Pablo Perea

      Estimado seguidor: el error entorno a la fecha es una errata informática que intentaremos solucionar lo antes posible,gracias por la apreciación. Lo segundo; aunque parezca que la finalidad del artículo sea refutar las premisas y postulados feministas no es así…la “teleos” del artículo es expropiarle a la izquierda progresista el monopolio feminista, razonado que se puede ser Liberal- conservador al mismo tiempo que defiendes la igualdad jurídica para las mujeres pero en un marco de libertad y con cierta preservación de las costumbres. Gracias por su crítica.