• 6564aaf9-1a58-48be-9a1b-e3cb1553ccd8Nombre: Ricardo Pérez
  • Edad:  19
  • Afinidad política: Ecologista y Socialdemócrata

 

 

Mi nombre es Ricardo Pérez, soy de Madrid y estudio derecho y economía en la Universidad Carlos III. Mi interés abarca prácticamente la totalidad del campo de las ciencias sociales, mas me interesan especialmente temas las relaciones internacionales, los derechos humanos y los sistemas políticos. También me interesan la filosofía y la historia.

Mis últimos artículos:

Moralidad y rigidez constitucional

Ante el panorama actual al que se enfrenta España con un proceso inconstitucional iniciado por el gobierno de cierta comunidad autónoma de cuyo nombre no me quiero acordar ha surgido una tendencia emergente en no pocos foros de discusión. La violación de la constitución vigente se trata sin duda alguna de un acto ilegal, no obstante, la infracción de la ley una vez más se asocia a la moral difuminando las fronteras entre estos dos sistemas normativos. Con esta cuestión quiero tratar el argumento esgrimido por parte de ciertas posiciones políticas hacia determinadas propuestas o ideas acerca de su inconstitucionalidad, no en términos jurídicos aludiendo a la dificultad de su realización dentro del marco establecido por nuestro ordenamiento jurídico, si no a su rechazo directo y frontal por no encajar con el texto constitucional presente, como si éste fuera inmutable. Además de olvidar la posibilidad de reformar la Constitución Española, de la que luego hablaremos sin olvidar su complejidad, sus argumentos parecen reflejar una dotación de valor moral a las premisas constitucionales hasta el punto de que se considera ilegítima cualquier postura incompatible con éstas. Sin menospreciar la primacía de la Constitución de 1978 como norma suprema de nuestro ordenamiento, dudo que resulte conveniente que ésta sea tratada como un libro sagrado que no se puede contradecir dado que España se reconoce como una democracia abierta, que a diferencia del concepto de democracia militante, reconoce y protege el derecho a mantener posturas contrarias al sistema y, como no podría ser de otra forma, que contraríen el texto constitucional.

De este modo, cabría plantearse por qué algunos parece que conciban nuestra constitución como un ente intocable y, apurando, hasta divino. Bajo mi criterio esto radica definitivamente en el mayor pecado de nuestros constituyentes, el dificultoso proceso de reforma establecido. Una constitución tan difícil de reformar y que, por ello, apenas ha sido reformada, tiende a ser vista como inmutable e irreformable cuando ni mucho menos éstas deberían ser características apropiadas de una norma constitucional pues las reformas del texto constitucional, llevadas a cabo adecuadamente y respondiendo eficazmente a los cambios sociales, son un síntoma de salud democrática siendo buenos ejemplos de ello Alemania o Bélgica. En adición, siendo ya complejo el procedimiento de reforma por la vía del artículo 167 CE, el artículo 168 CE lo es aun más (mayoría reforzada de 2/3 en las dos cámaras legislativas, disolución de las Cortes y referéndum de ratificación obligatorio) y blinda demasiadas partes de la Constitución que no deberían ser en un sentido práctico irreformables siendo buen ejemplo de ello el Título II: De la Corona.

Para concluir me gustaría aclarar que no se trata de un reproche a los padres de la constitución pues, sin duda, a mi juicio, este es un error que no debe nublar todo el buen trabajo hecho durante la Transición para alcanzar un consenso constitucional que es ejemplo de un buen proceso constituyente en no pocas aulas de facultades de derecho en todo el mundo. Sin embargo, sí que se puede aludir a la responsabilidad de los parlamentarios que hemos tenido a lo largo de estos casi 40 años de democracia por no haber promovido el diálogo y el consenso necesarios para acometer las reformas necesarias de la Constitución Española más allá de las dos reformas hechas hasta la actualidad habiendo conllevado la segunda, sin duda alguna, una fuerte polémica. En especial, es necesario que ciertas fuerzas políticas abandonen una posición de enroque político a la hora de abordar reformas constitucionales necesarias como, por ejemplo, la configuración territorial del Estado. Hoy más que nunca sufrimos las consecuencias de tener una constitución difícil de reformar y unos políticos con poca iniciativa y ánimo de consenso de cara a realizar esta tarea tan necesaria.

El modelo empresarial japonés

El modelo empresarial de Japón

Japón ostenta el sexto puesto  en el Índice Competitividad elaborado anualmente por el Foro Económico Mundial que lo sitúa como una nación económicamente próspera y con una alta productividad laboral.

De este modo, puede resultar interesante hacer un esbozo del modelo de empresa japonés, que puede resultar hasta exótico a ojos de un occidental dadas las asombrosas peculiaridades de la gestión empresarial nipona. Continúa leyendo El modelo empresarial japonés

El papel del empleo público

La destrucción de empleo en nuestro país durante esta larga crisis económica alcanzó unas cifras apabullantes. El sector público no fue la excepción y se perdieron, entre 2011 y 2015, 138.000 empleos públicos como consecuencia de las políticas de austeridad y ajuste presupuestario seguidas por el gobierno de Mariano Rajoy. En esta misma línea, la reforma laboral de 2012 incluía la aplicación del despido en el sector público por la cual se establece una disposición adicional vigésima al Estatuto de los Trabajadores que contempla la posibilidad de aplicar despidos por causas económicas, técnicas u organizativas entre el funcionariado.

De este modo, a continuación, argumentaré por qué es necesario conservar el empleo público y cómo puede perjudicar a la sociedad y a la economía nacional su reducción en cifras elevadas. Continúa leyendo El papel del empleo público

Contra la ideología nacionalista

Antes de comenzar este artículo, en el que voy a criticar el nacionalismo como doctrina política, quiero clarificar el objetivo de mi crítica. El nacionalismo es la ideología que nace en el siglo XIX que pretende establecer la nación como el principal referente identitario. El nacimiento de esta nueva corriente de pensamiento vendrá acompañada del surgimiento de los movimientos nacionalistas, que a día de hoy tienen una gran influencia en la vida política. De este modo mi crítica va dirigida al nacionalismo y a los movimientos que lo defienden no debiendo ser confundida esta doctrina con el simple aprecio o apego a la cultura de una región o país siendo este segundo denominado comunmente como patriotismo.

En el caso concreto de España podemos encontrar diferentes movimientos nacionalistas: los nacionalismos periféricos – cuyo objetivo es el reconocimiento como nación de una determinada comunidad autónoma ya sea dentro del Estado Español o independiente – y el nacionalismo español o centralista – defiende la indisoluble unidad de la nación española y la uniformidad cultural de ésta- . Continúa leyendo Contra la ideología nacionalista

Sí a la democracia directa a nivel municipal

No son pocos los polítologos que pronostican una inminente batalla ideológica entre dos concepciones de la democracia: la democracia representativa y la democracia directa. ¿Qué significa esto? Por un lado encontramos a los defensores del primer modelo el cual concentra un determinado poder en un político elegido por la ciudadanía a la que representa frente al segundo que propone que el poder recaiga directamente sobre el pueblo y que éste decida directamente cuestiones que hasta ahora pertenecían a la labor del político.

Ambos modelos presentan una diversidad de ventajas e inconvenientes que podríamos exponer en profundidad mas, sin embargo, hoy defenderé la posibilidad y la necesidad de incrementar la participación de los vecinos en el gobierno de sus municipios. De esta manera, ante la dificultad que a mi parecer podría actualmente conllevar la aplicación de una democracia directa a nivel estatal o regional expondré su viabilidad a nivel municipal. Continúa leyendo Sí a la democracia directa a nivel municipal

Los enemigos del ISIS

El grupo terrorista Estado Islámico ha alcanzado un poder sin precedentes controlando amplias áreas en Irak y Siria y concentrando focos dispersos en Libia, Egipto (en la Península del Sinaí) y en el África subsahariana (a través del grupo terrorista vasallo Boko Haram). Al control territorial además se le unen frecuentes atentados en múltiples países tanto de Oriente Medio como de Occidente.

De esta manera el ISIS ha generado una oposición heterogénea y diversa con el consecuente surgimiento de una compleja estructura de facciones en el conflicto sirio. Continúa leyendo Los enemigos del ISIS

La deriva de Europa

Me estreno hoy día 23 de junio para hablar sobre nuestro continente. La fecha de hoy, remarcada por el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, es pues oportuna para hablar sobre el rumbo de Europa.

Esta reflexión no se hace necesaria solamente por la permanencia británica sino por una serie de fenómenos políticos y sociales que están teniendo lugar en el viejo continente. Estos fenómenos nacen de nuevos retos siendo el más destacable la crisis de refugiados. Continúa leyendo La deriva de Europa