Soberanía Nacional

Puedo afirmar, y dudo que me equivoque, que en este momento nueve de cada diez españoles no están contentos con el rumbo político que está tomando nuestro país. También puedo afirmar que la inmensa mayoría se espantan cada vez que se informan acerca de las cifras de paro, deuda, pobreza, abandono escolar, exclusión social, desigualdad, precariedad laboral, etc. No hay duda pues, que nuestro país necesita reformas profundas; iré más allá, la clase política y los propios ciudadanos deben plantearse qué actitudes y acciones nos han traído hasta donde estamos ahora. Pero no me voy a dedicar hoy a reflexionar sobre ello, sino que me gustaría pararme a pensar en cómo es posible que hayamos pasado todas las barreras y récords de la vergüenza europea en los aspectos e indicadores antes mencionados, para llegar a uno más: llevamos 8 meses y medio sin gobierno, y con gran probabilidad se convertirán en año y medio de repetirse las elecciones una vez más.

Ante la colosal prepotencia de la que han hecho gala los líderes popular y socialista, no hay ninguna duda de que los españoles ya están tardando en salir masivamente a la calle pidiendo sendas dimisiones, por su enorme incompetencia, y es que las alternativas se acaban. En primer lugar asistimos al gran ejercicio de cobardía de Mariano Rajoy huyendo del Jefe del Estado y negándose a someterse a la investidura, haciendo incluso acertada la expresión de Nicolás Maduro “el rajao del Rajoy”. El candidato socialista intentó, muy legítimamente, un pacto de izquierdas, fracasando en su intento (hay quienes dicen que Podemos sólo se sentó a hablar dos o tres días antes del final del plazo), y firmó más adelante un acuerdo con Ciudadanos. La prepotencia del PP alcanzó niveles nunca vistos cuando, después de huir de la investidura como de la peste, se niega a dar paso a un gobierno con más apoyos que él en una ya clásica maniobra de Rajoy: o yo o nadie. Segundas elecciones. A la siguiente, como si de turnos de ajedrez se tratase, con la paciencia de los españoles como cuenta atrás, ya le tocaba a Mariano intentarlo, fracasando en su intento. Aquí Pedro Sánchez fue el que dijo “no” a un acuerdo que, en un 60%, había firmado con Albert Rivera meses antes. Antes de proseguir, un ligero toque de atención para el PP: ustedes no han ganado nada, no estamos en un sistema presidencialista a doble vuelta (yo no desearía otra cosa), sino que estamos ante un reparto (mal hecho, injustamente hecho), de escaños. Ustedes deben buscar los apoyos, no los apoyos a ustedes. Y otro para el PSOE: si tienen tanta fijación con no pactar con el PP, intenten algo, un pacto de izquierdas, pero inténtenlo ya, que no queda mucho tiempo y déjense de marear la perdiz.

Hasta hoy llegamos, sin acuerdo, sin Gobierno, o más bien con una cosa aparentemente desconocida, o cada vez menos, por los españoles; una cosa llamada Gobierno en Funciones. La Ley 50/1997 del 27 de noviembre, del Gobierno, recoge clara y explícitamente la capacidad de acción de un Gobierno en Funciones:

[…]

4. El Presidente del Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:
a) Proponer al Rey la disolución de alguna de las Cámaras, o de las Cortes Generales.
b) Plantear la cuestión de confianza.
c) Proponer al Rey la convocatoria de un referéndum consultivo.

5. El Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:
a) Aprobar el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado.
b) Presentar proyectos de ley al Congreso de los Diputados o, en su caso, al Senado.

[…]

Básicamente en el lenguaje del día a día de los españoles, olvidado muchas veces por los que mandan, se resume: no hacer demasiado cobrando lo mismo. Y es que el país sigue parado, en pausa, sin reformas, sin acciones de Gobierno, sin cambios legales. Rajoy lleva 8 meses y medio sin pegar un palo al agua, los ciudadanos partiéndose el lomo para sacar al país de la crisis, Pedro Sánchez estuvo de vacaciones en la playa y la Familia Real en Mallorca. ¿Es descabellado pensar que no deberían haber tenido ni un día de vacaciones? Puede que suene a demagogia, o puede que sea de justicia, lo dejo a su criterio. El hecho objetivo es que llevamos 8 meses y medio sin una sola reforma, como bien dice el texto legal que he dejado más arriba, un gobierno que no tiene mayor capacidad que la de ir a la inauguración de alguna autopista u hospital.

Lo que parece que algunos no se han enterado es de tres cosas. En primer lugar, hay dos egos que sobran, y cada día crecen más. En segundo lugar, hay dos vetos mutuos que bloquean la situación, y aquí los cuatro partidos son responsables. Dijo muy acertadamente el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero que para Gobernar se tienen que poner de acuerdo tres de los cuatro partidos grandes. Y es que ya, salvo que se acepte un cambio radical por ahora impensable en la Constitución, no cabe el pacto con ERC o PDC; sí con el PNV, aunque las partes no han hecho todavía mucho por ello. Se puede saber, sin ser un genio de la investigación, que esos vetos mutuos son PP con PSOE y Podemos con C’s. Cada uno de los cuatro partidos tiene sus motivos para vetar a otro, no voy a entrar a valorar. El tercer asunto del que no se han enterado es que la composición del Parlamento no va a cambiar, de modo que, gobierne quien gobierne, esta legislatura va a estar totalmente sometida a la voluntad del Congreso, esto es, de los españoles. ¿Y si gobierna el PP y sale adelante una Ley apoyada por PSOE, Podemos y C’s? Pues el PP tendría que aceptarlo. Y ese es el nuevo concepto que va a ser protagonista en esta legislatura, que el Congreso manda. Por eso les pido a los partidos que se pongan de una vez de acuerdo y que dejen gobernar a los españoles.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA:

  • Antonio López Miró

    Muy buen análisis. En mi modwsta opinión la solución deseable sería un gobierno de concentración con los cuatro partidos mayoritarios. Es lo que entiendo que se ha manifestado por dos veves en las elecciones y permitiría llevar a cabo políticas de consenso y autocontrol de las prácticas corruptas. Pero no veo a los líderes actuales a la altura que requiere un pacto como éste.

  • Excelente descripcion del panorama politico… Lo mas grave son los PGE y los objetivos europeos que volveremos a incumplir!

  • Soledad Sánchez-Cid

    Totalmente de acuerdo con el autor. Excelente artículo que seguro que la gran mayoría de los españoles comparten.
    Olviden ya sus egos, unan los puntos que les unen y formen gobierno ya!

  • Cándido

    La Tierra es del viento.