Tributo al Liberalismo.

En un momento previo a la existencia de la sociedad, o en un momento previo a la existencia del Estado o de cualquier otra estructura político-organizativa, se viene afirmando que vivíamos en un “estado de naturaleza”estando en continuo conflicto los unos con los otros, viviendo inmersos en un ambiente hostil y bélico que hacía de la vida humana una continua lucha por la supervivencia mas que cualquier otra cosa.

Para las teorías contractualistas, al hombre se le hacía imposible e insufrible seguir en tal situación, por lo que pactan crear un ente superior que regule aquella situación de conflicto e introduzca cierta paz social, al menos la necesaria para seguir viviendo sin tener que dormir con un ojo abierto por miedo a ser atacado. Y así nace el Estado. Por otro lado, hay politólogos que sostienen que el origen del Estado son una “mafia de bandoleros”que asediaban pequeñas aldeas y las subyugaban bajo su voluntad, obligándoles a pagar coactivamente impuestos para poder vivir éstos de las rentas ajenas, disfrutando así de un nivel de vida celestial y a cambio la “mafia” asumía la obligación de defender a los aldeanos en caso de conflicto bélico. En esta línea se mueven muchos Libertarios, al concebir el Estado como una clase de políticos y burócratas que viven de la riqueza ajena.


Sea como fuere el origen del Estado, lo que si es innegable es que el Liberalismo ofrece un mínimo indispensable para la convivencia humana. Partimos del siguiente razonamiento: El Liberalismo es de las pocas filosofías políticas que reconoce al ser humano como un ser distinto entre sus semejantes, el Liberalismo afirma la diversidad humana manifestada en las diferencias religiosas, morales y éticas. Acepta la pluralidad de creencias y modos de vida, sostiene que cada ser humano tiene objetivos distintos y proyectos vitales distintos. Ahora bien, aceptando la premisa anterior de que todos somos distintos y que por lo tanto perseguimos fines distintos, puesto que tenemos planes vitales distintos…¿Qué ocurre si mis intereses chocan con los tuyos?¿Qué ocurre si mis planes vitales entran en colisión con los de los demás? He aquí donde de la manera, en mi opinión, más brillante entra en acción el razonamiento filosófico liberal…el Liberalismo resuelve el problema de la multiplicidad de intereses humanos(entrados en conflicto) reconociendo unos Principios de Justicia Básicos que garantizan una convivencia pacífica y tranquila: 1)Principio de Libertad; en primer lugar, se asevera de manera inapelable que el hombre es un ser libre por naturaleza, la libertad es algo consustancial a él, intrínseco e inseparable. Sólo puede desarrollar su proyecto vital desde un marco de libertad. No sólo me refiero a libertad en cuanto a derechos ejercitables (libertad de expresión,opinión,de elección…) sino también a la libertad económica, la libertad de emprender tu propio proyecto económico, de hacer realidad tus sueños profesionales. Esta última libertad sólo se ve garantizada en una economía de mercado y no en aquellas economías donde el intervencionismo estatal es omnipresente. 2) Principio de Propiedad; si no existiese la propiedad privada la vida del ser humano seria un existencia incompleta.

El patrimonio de una persona es el medio que tiene para desarrollar su proyecto vital, sin él jamás podrá emprender su desarrollo como persona. Si no tenemos una vivienda en propiedad nuestra, probablemente no podamos tener una familia puesto que no tendríamos donde vivir…si no tenemos unos materiales mínimos, no podríamos desarrollar nuestra jornada laboral…si no tuviéramos vehículos propios,nos seria muy difícil planificar que ruta vamos a hacer con nuestra familia y amigos en vacaciones…en definitiva se evidencia que sin propiedad privada, sin cosas que nos pertenecen exclusivamente a nosotros y de las cuales sólo nosotros disponemos, nuestra vida resultaría incompleta, no queriendo decir con esto que cuanto más tengamos más felices seremos, no, sino que tener un patrimonio privado es algo que nos ayuda a ser felices,a tener una vida mínimamente digna. 3) Principio de Autonomía Contractual; para que cada persona pueda desarrollar su propio proyecto vital necesita en muchísimas ocasiones la ayuda de otras personas. Si yo quiero ser arquitecto, necesitaré de alguien que me preste un local donde montar mi estudio, y si quiero ganarme la vida con ello necesitaré de personas que quieran consumir mis servicios…por ello necesitamos pactar, consensuar, contratar en definitiva con nuestros semejantes para poder vivir, subsistir y desarrollarnos. La cooperación humana se hace imprescindible para vivir.

En definitiva, con estos tres principios intenta dar solución el Liberalismo a la diversidad humana,para garantizar una coexistencia y convivencia pacífica entre los seres humanos.

Ahora bien, para el caso en el que existan disputas jurídicas entre particulares, hay una corriente del Liberalismo que en mi opinión parece la más acertada. En primer lugar, afirmar que el Liberalismo siempre defenderá el Estado más pequeño posible, la intervención estatal mínima, no expandir la acción estatal más allá de lo mínimo indispensable. Decía John Locke que “el Estado no debe de intervenir ni en la actividad productiva ni en la educacional”, precisamente porque el Liberalismo desconfía siempre de la ingeniería social del Estado, de su injerencia en la vida de las personas, de que se reduzcan sus libertades a un sesgo minimalista. El Estado debe de ser una ayuda a la persona, no una élite que desde el poder político teledirige de forma paternalista la vida de las personas. Por ello, el Minarquismo, rama del liberalismo, defiende un Estado reducido a su expresión mínima, que se encargue de la función de juzgar y resolver las controversias humana, del empleo de la fuerza policial y de las fuerzas armadas.

Fuentes: “Contra la Renta Básica” de Juan Ramón Rallo.
“liberalismo conservador” de Miguel Anxo Bastos

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

OPINA: